El piloto español regresa al podio y vuelve a regalar una carrera para enmarcar.

La 17ª victoria de Max Verstappen ha quedado eclipsada por la épica actuación de Alonso que, después de algo más de dos meses, vuelve a visitar el lugar que le corresponde; el podio.

Fernando Alonso ha vuelto a demostrar, una vez más, que es un piloto único. En cuanto tiene un coche mínimamente decente, es capaz de firmar carreras como la que hemos vivido en la tarde de hoy.

El asturiano empezó muy bien desde la salida. Es cierto que los dos Aston Martin no salieron muy bien, pero, pese a las adversidades, Alonso fue capaz de mantener el cuarto puesto, mientras que Stroll perdió dos posiciones.

Fue una salida accidentada. Ya desde la vuelta de formación, Leclerc se vio obligado a abandonar al salirse de pista, aparentemente por un problema hidráulico que bloqueó las ruedas traseras. Una vez que se dio el pistoletazo, Albon se tocó con Hülkenberg y perdió el control del monoplaza para colisionar con Magnussen. Dicho incidente, provocó la salida del 'Safety Car' y, casi a continuación, la bandera roja.

En la resalida, Alonso salió mejor y le ganó la posición a Hamilton en uno de esos adelantamientos brillantes que solo sabe hacer él. Mientras, Norris, fue capaz de apretar todo lo que dejó Verstappen. Más a atrás, Pérez, que comenzó a mostrar su buen ritmo de carrera desde el principio, adelantó a los dos Mercedes; primero a Russell en la vuelta 14, y posteriormente a Hamilton en la 18. Una vuelta después, en la 19, comenzó el baile en boxes para abordar las diferentes estrategias. Los primeros en abrir la veda fueron Hamilton y Russell.

En ese momento, la carrera entró en una fase estratégica aburrida en la que todo más o menos estaba estabilizado. Sin embargo, todo cambió por completo cuando llegó la vuelta 54, fue el momento en el que Checo Pérez alcanzó a Alonso para situarse a menos de un segundo. A partir de ahí, la retransmisión se centró en dicho duelo para mostrarnos una exhibición magistral de Fernando Alonso que, con un coche claramente inferior, supo jugar sus cartas de manera muy inteligente. El asturiano gestionó perfectamente la degradación de los neumáticos, la energía de la parte eléctrica de su Aston Martin y las trazadas en pista para obtener la mejor motricidad posible para poder defenderse del mejicano. Todo salió a la perfección para vivir un final épico que se decidió en una 'foto finish'.

En cuanto al resto de los mortales, Verstappen y Norris hicieron su carrera en la distancia para terminar primero y segundo, respectivamente. Los Mercedes, que empezaron con un muy buen ritmo al principio, fueron desfalleciendo; Hamilton terminó ocatvo y Russell fuera de carrera por problemas mecánicos. Carlos Sainz sólo pudo ser sexto justo por detrás de Stroll, que pudo gestionar perfectamente su ritmo entre Pérez y del de Ferrari.

Una vez finalizado el Gran Premio de Brasil, la Fórmula 1 se traslada al Circuito urbano de Las Vegas para afrontar la penúltima prueba de la temporada, el Gran Premio de Las Vegas, que se celebrará en 15 días. En la cita estadounidense, se recuperará el formato tradicional con tres sesiones de libres, una sesión de clasificación y la carrera del domingo, que constará de 50 vueltas para cubrir una distancia final de 306 kilómetros.

clasificacion brasil

Te podría interesar