A subasta el 1988 Porsche 962 con pedigrí Le Mans
Para el afortunado propietario de este Porsche 962, número de chasis CK6-88, ese sueño es ahora posible

Matriculado en el Reino Unido, cuatro victorias en las Interseries Europeas de la FIA con Kris Nissen en 1998, noveno en la general de las 24 Horas de Le Mans de 1988 y pilotado por Derek Bell en Le Mans Classic 2012

Hace cien años, en un pequeño pueblo de Francia se celebró por primera vez una carrera de resistencia de veinticuatro horas de duración. Al principio se celebraba en carreteras públicas, pero más tarde se construyeron tramos específicos para el evento. Los pilotos se jugaban el todo por el todo para llevar sus coches al límite día y noche, en todas las condiciones posibles. Las mismas carreteras utilizadas por los lugareños para las tareas cotidianas vieron a los grandes del automovilismo realizar hazañas heroicas de resistencia, grabando sus nombres en los libros de historia.

Desde aquella primera carrera de 1923, las 24 Horas de Le Mans han crecido desde sus humildes comienzos hasta convertirse en la prueba deportiva más importante del calendario automovilístico. Para muchos, el atractivo de la prueba radica en su origen en la carretera, y en el hecho de que parte de la carrera se sigue celebrando en carreteras públicas cerradas.

Sin embargo, a medida que pasaba el tiempo y los automóviles que corrían en Le Mans se hacían cada vez más rápidos y complejos, la idea de poder conducir esos coches de carreras a toda velocidad por carreteras públicas se hizo menos viable. El concepto de conducir un coche desde la fábrica hasta Le Mans, competir y volver a casa (a ser posible, tras ganar la carrera), que antes era una realidad, se convirtió en una fantasía. Esto habría sido posible con casi cualquier coche de la preguerra y los coches hasta la década de 1960 e incluso 1970, pero en la década de 1980, esto habría sido casi imposible de comprender.

Para el afortunado propietario de este Porsche 962, número de chasis CK6-88, ese sueño es ahora posible a través de este enlace.

Como era de esperar, se necesitó mucho trabajo para que el CK6-88 fuera no sólo legal, sino apto para circular por las carreteras del Reino Unido. Se encargó el trabajo a un preparador de carreras de prototipos y GT de talla mundial, uno de los principales restauradores y preparadores de carreras de prototipos de competición. Entre otras cosas, se instaló un freno de mano, ventiladores de refrigeración para el motor, una ECU, un minidisco montado en el volante y una cámara de visión trasera. Se instalaron auriculares e intercomunicadores para la comunicación entre el conductor y el pasajero, ya que, como era de esperar, Porsche no se planteó en un principio mantener una conversación informal entre dos personas en el habitáculo de un 962. Afortunadamente, el radio de giro del coche no se consideró un problema, por lo que se mantuvo la configuración original de la cremallera de dirección.

El 962 no permaneció inactivo y, poco después de finalizar la conversión, el coche realizó un largo viaje por carretera desde el Reino Unido hasta Alemania para que el propietario y algunos de sus amigos pudieran ver las 24 horas de Nurburgring. En el viaje de Reino Unido a Alemania, también hicieron desvíos para visitar Kremer Racing y el Museo Porsche de Stuttgart. Además del expediente histórico del coche, le acompaña un puñado de repuestos, entre ellos dos morros (uno dañado y otro intacto), un colín corto y varias ruedas y neumáticos. La lista completa de estos recambios figura en el historial.

Antes de su transformación para la carretera, se sabe que el CK6-88 participó en carreras del Campeonato Mundial de Porotipos Deportivos de la FIA, la Coupe d'Europe Interserie de la FIA y la FIA World Challenge. Pilotado por Kris Nissen en la Coupe d'Europe Interseries, Nissen se hizo con la victoria en la primera carrera en Hungaroring, pero terminó noveno en la segunda carrera del fin de semana. Tres semanas más tarde, en la siguiente carrera, en Hockenheim, sus resultados mejoraron al ganar las dos carreras, y una nueva victoria en Wunstorf, en julio, completó el triplete de Nissen y del coche en la serie de esa temporada.

Para el que quizás fuera su evento más memorable, el 962 viajaría a esa legendaria ciudad de Francia donde tanto Porsche como el 962 habían tenido tanto éxito. En las 24 Horas de Le Mans de 1988, Jaguar y el XJR-9 se hicieron con la bandera a cuadros, pero Porsche y el 962, tanto con coches oficiales como con privados, ocuparon ocho de los otros nueve puestos entre los diez primeros, cediendo sólo la cuarta plaza a otro XJR-9. Este coche, con el que competía Kreuzei, fue el primero en clasificarse para las 24 Horas de Le Mans. Este coche, pilotado por Kremer con los colores de Kenwood y con Kunimitsu Takahashi, Hideki Okada y Bruno Giocomelli, fue noveno en la general.

El chasis CK6-88 participaría en otras dos pruebas del Campeonato Mundial de Prototipos Deportivos de la FIA en Nurburgring y Fuji, quedando 10º en Alemania y, lamentablemente, no pudo terminar en Japón. El último evento del 962 en su carrera competitiva sería en la carrera IMSA World Challenge en Tampa, Florida. Pilotado por el dúo padre-sol Michael y Mario Andretti, el 962 terminó en 6ª posición.

Tras la conclusión de su carrera en competición, el 962 fue vendido por Kremer a John Wengler en 1990 (a cambio de un Ferrari Testarossa, un Dino y un F40) y se cree que el coche permaneció con él hasta 2001, siendo utilizado por él para algún que otro evento de carreras históricas. En 2009, el coche fue adquirido por el conocido coleccionista británico Martin Overington de Surrey y con él el coche ha aparecido en varios eventos, incluyendo Le Mans Classic en varias ocasiones, y el Festival de Velocidad de Goodwood. El coche más famoso fue el que condujo Derek Bell en Le Mans Classic en 2012 y en el Goodwood Member's Meeting en 2015. La salida de Bell en Le Mans Classic en 2012 fue la primera vez que se ponía al volante de un 962 en veinte años. Tras la carrera, comentó: "Estoy asombrado de lo bien que fue el coche en la carrera... Fue genial volver a conducir un Grupo C y, sí, lo disfruté mucho". El 962 fue adquirido por su actual propietario hace unos años y poco después comenzó su periplo de los circuitos a la carretera.

Ser propietario de un Porsche 962 ofrece numerosas y emocionantes oportunidades en circuito, pero unido a la posibilidad de conducirlo y disfrutarlo legalmente en las carreteras del Reino Unido es realmente una propuesta increíble. Y, tal vez para un propietario lo suficientemente atrevido, podría ser conducido desde el Reino Unido a Francia, correr en Le Mans Classic, y ser conducido a casa de nuevo. Con la instalación de un asiento para el pasajero, hay espacio para un trofeo de tamaño considerable o una botella de champán...

Te podría interesar

EN DIRECTO

13 y 14 de julio

Streaming GT-CET - MotorLand Aragón

Ver ahora