Marta Ariza
Marta Ariza ligada al karting, su pasión

Aunque ha pasado el tiempo desde que competía, la zamorana no ha olvidado qué es sentirse piloto y, gracias a la propuesta de MRT se ha volvió a enfundar el mono de carreras para retomar la competició

Recuperamos esta entrevista realizada en el número 1.763 de AUTOhebdo SPORT publicada en el mes de agosto pasado. La ex piloto zamorana y propietaria del Ariza Racing Circuit, donde se realizó el Volante AUTOhebdo SPORT 2022, y el III Campus Mujer y Motor, sigue a pleno rendimiento dentro de la competición con prioridad hacia la enseñanza a los más jóvenes pilotos.

Hace mucho calor. La pista de asfalto casi se derrite bajo los neumáticos de los karts que ruedan sobre ella mientras una mujer, muy joven aún, observa sus evoluciones en el trazado de su Ariza Racing Circuit, un lugar en el que esta joven zamorana eligió para asentarse profesionalmente después que su carrera deportiva como piloto llegara a su fin.

Mientras el sonido de los karts retumba en nuestros oídos, nos hacemos la pregunta si Marta, aún cerca de aquella época en la que competía en esos pequeños bólidos, echa de menos ese sonido, ese olor a aceite y gasolina, ese ambiente de carreras… Esto, que realmente es ficción, bien podría ser el inicio de un reportaje como este, ya que se dan muchos de los factores no reales que hemos inventado. El personaje principal, el calor de un verano tórrido de 2022, el Ariza Racing Circuit, ingredientes que incorporamos al menú de esta entrevista, en la que hemos aprovechado para volver a recordar con Marta cómo fueron sus pasos por el karting y cómo se convirtió de piloto a empresaria y, después, ambas cosas.

Aprovechando una propuesta a principios de temporada de Motorismo Racing Team para probar el Hyundai i30 Fastback del CET en Navarra, la piloto de Benavente volvió a recordar sus años en la competición, aunque de una forma muy distinta a su época del kart…

Marta, ¿echas de menos aquella época de competición en karts?

La verdad es que por una parte sí y por otra no tanto. No echo de menos competir como lo hacía antes, porque creo que aquello fue una etapa que pasó y la época en la que me tocó estar con el mono puesto en el karting ya caducó, pero lo que ocurre es que si me desvinculase totalmente del mundo del karting después lo echaría mucho de menos. Por suerte tenemos el circuito, la escuela y el equipo y así es como si no hubiera dado carpetazo definitivamente a mi pasado.

¿Qué fue lo mejor que se te quedó de aquellos años?

Sobre todo compartir toda la experiencia con mi padre, es el mejor recuerdo que se me ha quedado grabado. Aunque empecé tarde, teniendo en cuenta que ahora con 4 o 5 años los niños ya están corriendo, y yo lo hice con 10 años, fue una época muy bonita de mi niñez. Y, por supuesto, los días que pasé en la Ferrari Driver Academy, sin duda.

Hicimos un Campus de tres días, no es que fuera piloto oficial de Ferrari, pero fue increíble, una experiencia inolvidable, cómo nos sentíamos pilotos de la Scuderia, con todo alrededor que nos impresionaba. Tuve de coach a Pedro de la Rosa, quien me daba los consejos, me acompañaba a todas partes, enseñando el simulador… Y, la verdad, es que tuvimos a tanta gente alrededor, pero éramos tan jóvenes y estábamos tan impresionados que no llego a saber quiénes eran todos los que estaban con nosotros.

Mucha gente asocia aquel momento con una vinculación con Ferrari que tampoco fue como si fueras piloto oficial…

La verdad es que no. Era un Campus simplemente, y no esperaba que aquello me fuera a abrir las puertas para ser piloto Ferrari ni nada parecido, eso era muy difícil de conseguir. Todos sabemos que sin dinero o alguien que lo ponga es casi imposible entrar en ciertos sitios. En 2015 iba a hacer la Fórmula 4 Spain, pero la cancelaron y para mí ese fue el gran obstáculo para no seguir avanzando y me “obligó” a pensar en otras cosas. En aquellos momentos teníamos el presupuesto para haber hecho la temporada, pero no se celebró y nos tocó quedarnos en casa. En esos momentos ya era muy tarde para buscar otras opciones, aunque valoramos durante un tiempo la Fórmula 3, pero el presupuesto era más del doble, y entonces es cuando decidí montar mi propio equipo de karting.

¿Cómo fue el paso de ser piloto de carreras a empresaria?¿Cómo decidiste lo del Karting?

El Circuito Barataria ya existía, estaba ahí, en Fuensalida, pero muy deteriorado y necesitaba una buena mano para ponerlo en marcha. Yo ya tenía la escuela de karting desde 2011, que es cuando empecé mi andadura como empresaria. Llevábamos unos años buscando cosas, y el que más nos llamó la atención, nos gustó y encajaba era este de Toledo. Ahora estamos aquí al 100 % intentando hacerlo crecer, puesto que antes era un desastre, en instalaciones, karts, etc… Hemos ido haciendo muchas cosas, nuevos karts, remodelación de la pista, equipo que me rodea, y el objetivo es que la gente pueda venir y disfrutar de su deporte sintiendo un trato familiar, no lo que suele pasar en otros lugares cuando pagas unas tandas que te las venden y prácticamente “pasan” de ti.

¿Qué balance haces de todos estos años al frente del circuito?

Estamos con el circuito desde el 1 de mayo de 2019, no hace mucho tiempo. Pero hacemos un balance muy positivo, a pesar de haber tenido que sufrir los efectos de la pandemia. Hemos iniciado a muchos pilotos en el karting, sobre todo en karts de cuatro tiempos. Seguramente nuestro principal objetivo sea fomentar todo lo relacionado con esta categoría y sacar nuevos pilotos. Ahora mismo tenemos dos tipos de karts, los que son de alquiler NKR 306, y los de competición que son de 400 cc. Vamos a traer ahora otra flota de la marca Solid, todos de motor de combustión de momento.

 

Aparte de eso, este año, después de cinco sin competir, volviste a la competición…

La verdad es que tuve un poco de miedo cuando me propusieron volver a competir, pero a la vez me hizo mucha ilusión. Mi primera reacción fue decir que no a Gabriel Alonso de Motorismo Racing Team, rotundamente, que tenía claro que no quería volver a competir porque no tenía las suficientes ganas para hacerlo. Pero es verdad que los que somos pilotos, aunque lo dejes en ciertos momentos, el gusanillo de la competición siempre está vivo. En cuanto me subí al coche para probarlo y di unas cuantas vueltas, ya había cambiado de opinión y dije que sí… (Marta dejó el campeonato por temas personales, con tan solo dos eventos celebrados)

De un cochecito rígido, sin suspensiones, sin marchas, a un Turismo, hay mucha diferencia…

Sí, sí, el cambio con el kart fue muy grande. No tenía ninguna noción de lo que era competir con un Turismo, no tiene nada que ver con los karts. Ahora, de momento, estoy aprendiendo de carrera en carrera porque no estamos haciendo ningún test y las sensaciones que he tenido han sido completamente distintas a cuando pilotaba un kart. Siempre he dicho que yo soy piloto de karting porque para mí no hay sensación igual que la de un kart. Aunque tenga mucho menos potencia la forma de pilotar, de una manera totalmente distinta, puedes ir muy rápido, y en un Turismo todo va más lento aunque tenga más potencia. Pero pienso que al final todo lo que tenga un volante es divertido.

¿Qué es lo que más te llamó la atención en esa primera toma de contacto?

Lo que más me ha chocado fue la suspensión. Girar y que el coche se apoye de una u otra manera es completamente diferente por las inercias y los pesos. Un kart es rígido, un tubo de hierro simplemente, que no tiene más que los neumáticos que apoyan en el suelo y ya está. Todavía me queda mucho que aprender, creo que estoy lejos de mi límite. Es verdad que en el Jarama me sentí muy perdida, pero en Jerez ya hubo un cambio muy grande y ya sí que empecé a verme rápida. Pero aún siento que no tengo el suficiente aprendizaje o conocimiento sobre el coche como para ser lo más rápida que puedo como me pasa en un kart. Me faltan muchos kilómetros por hacer aún.

¿Te ves en la lucha por ganar carreras en el CET este año?

La verdad es que este año lo veo difícil ganar carreras sin entrenar y solo montándome en el coche los fines de semana. Me encantaría seguir compitiendo, pero siendo realistas tengo que estar pendiente de mi circuito, de la escuela, de fomentar que haya más gente en el automovilismo, que se inicien más niños para crear más pilotos. Pero bueno, una cosa no quita la otra.

Y, con esta ilusión, de seguir hacia delante abriendo camino a jóvenes que empiezan y al mismo tiempo disfrutar de lo que le ofrece al automovilismo como piloto, Marta Ariza sigue a pie de su circuito viendo pasar el tiempo y pensando en tiempos pasados y otros que vendrán.

 

Ferrari Driver Academy

Donde los sueños…

En 2014 el Banco Santander premio a cuatro jóvenes pilotos con una Beca consistente en realizar un Campus de tres días con el equipo Ferrari, en sus instalaciones de Maranello y rodeados de todos los pilotos e ingenieros del equipo. También, en el caso de Marta Ariza, una de las afortunadas y primera mujer que tenía la oportunidad de ser “piloto” Ferrari con Pedro Martínez de la Rosa como coach, casi nada.

Marta estuvo acompañada del brasileño Pietro Fittipaldi, el norteamericano Jake Craig y el mexicano Axel Matus, un cuarteto que fue elegido entre decenas de jóvenes pilotos provenientes del karting y categorías pequeñas, y durante esas tres jornadas los cuatro elegidos tuvieron oportunidad de realizar un intensivo entrenamiento al más alto nivel.

Para la zamorana Marta Ariza fue una ocasión única e irrepetible, donde además de las pruebas físicas y entrenamientos sobre el simulador de Ferrari asesorada por Pedro de la Rosa, también recibió nociones de cómo reglar un Fórmula 4, un monoplaza que debería haber sido el siguiente paso natural para la piloto española.

La cuarta edición de la Beca Santander quedará en el recuerdo de Marta Ariza como un punto de inflexión entre el simple pilotaje y el conocimiento de los entesijos de la competición y preparación de las carreras con gente super profesional, ya que estuvo rodeada por gente que le enseñó cosas que de otra forma nunca hubiera sabido. Por entonces, hace ya 8 años, Marta dijo que, “En la 'Ferrari Driver Academy' no solo hemos aprendido en la pista, también fuera de ella con las pruebas físicas y las pruebas psicológicas. Son importantes para un piloto aunque la gente no se dá cuenta. Quería agradecer el apoyo del Banco Santander y me siento muy "orgullosa" de ser la primera mujer en ser elegida en la Beca”.

 

Más información sobre Marta Ariza, aquí...