Será el último modelo de la saga más racing de la firma francesa.

Renault presentará en el Salón de Tokio, que se celebrará del 13 y 15 de enero, un Renault Mégane RS muy especial que pondrá fin a la saga de modelos deportivos de la marca gala.

Con la reencarnación de Alpine y la electrificación en el horizonte, los motores térmicos y las versiones más extremas en Renault ya tienen fecha de caducidad. Como ya anunció la marca en la primavera de 2021, Renault Sport desaparecerá para ceder el testigo a Alpine, que también será completamente eléctrica en un futuro muy cercano.

Para poner el broche de oro al magnífico trabajo que siempre ha realizado Renault Sport, la división de altas prestaciones de la firma del rombo ha desarrollado una versión muy especial que se dejará ver en el Salón de Tokio. Por el momento, se desconocen todos los detalles en cuanto a diseño y prestaciones. No obstante, se rumorea que su denominación comercial respondería al nombre de Renault Mégane RS Ultime.

En lo técnico, es muy posible que este coche se sustentara sobre la base del Mégane más extremo; el RS Trophy-R de edición limitada. Y, a partir de ahí, se aprovecharía la ocasión para dar una última vuelta de tuerca al grupo motopropulsor, aligerar todo el conjunto y ofrecer un setup más radical en el bastidor. Cabe recordar que, la versión RS Trophy-R, ya ofrecía una potencia de 300 CV y 420 Nm de par máximo.

En cuanto a su posible precio, si tenemos en cuenta el Trophy-R se acercaba peligrosamente a los 60.000 euros, no es nada descartable que esta última versión los supere con creces.

El último Mégane se comercializaría, al igual que Trophy-R, en edición limitada. Pondría fin a la producción del Mégane RS, que se llevaría a cabo a finales del presente año. Ya en 2024, el resto de versiones térmicas del compacto francés se despediría definitivamente para ceder el testigo al Mégane 100% eléctrico.

Te podría interesar